Límites educativos, ¿Cómo los aplico?

En cuestión de establecer normas o límites a nuestros hijos, la clave es la coherencia: Primero debemos definir

En cuestión de establecer normas o límites a nuestros hijos, la clave es la coherencia: Primero debemos definir claramente el límite y después ser coherentes con nuestra decisión. Esto aplica para todo tipo de normas en el hogar; por ello compartimos estos consejos útiles al momento de establecer un límite:

1.SER OBJETIVO: No podemos utilizar “pórtate bien”,o “sé bueno en casa de los abuelos”, porque estos límites son ambiguos; es mucho mejor decir: “No hables con volumen fuerte en casa de los abuelos”, “Siempre que salgamos al parque debes tomar mi mano”; “Es importante que recojas tus juguetes todos los días y los coloques en su sitio”. Estas indicaciones son mucho más claras y concretas.

2.BRINDAR OPCIONES: Es importante que, conforme a su edad, los niños vayan tomando sus propias decisiones; “¿Quieres elegir tu ropa de hoy o yo lo hago?”, “Tienes una hora para ver televisión, ¿Qué quieres mirar?”, “¿Quieres comer zanahorias o espinacas?”.

3.SER FIRME: No necesitas gritar, utiliza un tono de voz firme y sereno y un gesto serio. “Ve a tu habitación ahora.”

4.USAR REFUERZOS POSITIVOS: Es mejor decir “habla más bajo” a decir “no grites”, o “camina con cuidado” a “no corras”.

5.GUARDAR DISTANCIAS: Puede haber conflictos entre tus hijos y las normas, pero no tienen que dirigir su frustración hacia ti: “Son las 8 y debes ir a dormir”, acompañado de un señalamiento al reloj dirige el “conflicto” al reloj.

Lo más importante es que te encuentres en control de tus emociones: Los investigadores señalan que cuando los padres están muy enojados castigan más seriamente y son más propensos a ser verbalmente y/o físicamente abusivos con sus niños.

Procura siempre llevar a cabo el señalamiento de límites en un estado de ánimo sereno, si te encuentras alterado, lo mejor es que te tomes unos minutos para reconocer tus emociones y manejarlas, antes de “lanzarlas” contra tus hijos.

Deja un comentario