Cómo elegir la mejor escuela

A la hora de elegir una escuela para nuestros hijos, muchas veces solo tomamos en cuenta la reputación

A la hora de elegir una escuela para nuestros hijos, muchas veces solo tomamos en cuenta la reputación del plantel, su estatus en la comunidad, su nivel de disciplina, si tienen algún tipo de educación religiosa o lo impresionante de sus instalaciones y se nos olvida lo más importante: la calidad de la educación que imparten. Es decir, si en realidad su oferta académica genera un alto nivel educativo en sus alumnos, si realmente los prepara para la vida más allá de las aulas.

 

¿Cómo podemos averiguar esto? Actualmente existen instrumentos internacionales de medición como la prueba PISA y diversos estudios que establecen que los factores de las escuelas asociados con un aprendizaje de calidad son: la calidad de los maestros, la personalidad y liderazgo del director y la calidad de las relaciones humanas entre alumnos, entre maestros y entre el resto del personal en la escuela.

 

Otros análisis mencionan también la existencia de una misión y metas claras en la escuela, su nivel de liderazgo pedagógico, una política de capacitación constante para sus maestros, seguimiento y atención al desarrollo de los alumnos, entre otras.

 

En nuestro país, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, INEE, señala algunas variables estructurales que están relacionadas con el desempeño educativo de los alumnos.

 

Te compartimos la lista que el INEE usa para sus estudios de medición de la calidad de una escuela para que la uses como guía a la hora de buscar y seleccionar una escuela para tus hijos.

 

1.- Infraestructura: las condiciones de los salones, el número de alumnos por clase, la iluminación, ventilación e higiene en general.

2.- Equipamiento escolar: las herramientas didácticas con las que cuentan los maestros como laboratorios, materiales educativos, recursos de investigación, etc.

3.- Prevención de la violencia fuera y dentro del plantel: en el caso de las escuelas, esto se refiere a las conductas que alteran la convivencia y producen daños en personas e instalaciones. Pueden ser peleas, bullying, robos, actos de vandalismo, etc.

4.- Motivación del estudiante: capacidad de los maestros para motivar a los alumnos y así logren aprendizajes significativos.

5.- Escolaridad del maestro: el nivel de formación y conocimiento de las materias que imparten.

6.- Experiencia del maestro: número de años de carrera y capacidad para ajustar sus prácticas a las necesidades de los estudiantes y a las demandas de la currícula escolar.

7.- Actualización del maestro: formación continua del maestro, y si la escuela cuenta con un programa de capacitación permanente para sus maestros.

8.- Cobertura curricular: el grado con que el estudiante es expuesto a diferentes contenidos, o sea, en qué medida el maestro cumple con los objetivos y metas propuestos.

9.- Prácticas pedagógicas: sistemas de evaluación y seguimiento al desempeño de los alumnos.

10.- Disciplina en la escuela: ambiente del salón de clases y la interacción entre el maestro y los alumnos.

11.- Inasistencias del maestro: relacionado con el tiempo efectivo de clase, aunque también con la cantidad de actividades extraescolares que roben tiempo a las clases curriculares e impidan completar metas y programas.

 

Encontrar un colegio con estas características, que además sea humanista y que ayude a los alumnos a descubrir y desarrollar sus talentos y habilidades, puede marcar una gran diferencia en su desarrollo integral y feliz.

Deja un comentario