sexualidad

Hablar de sexualidad con tu hijo de primaria, puede ser más fácil de lo que crees

Desde muy pequeños, los niños hacen preguntas sobre su cuerpo y sus diferencias con el otro sexo. Es

Desde muy pequeños, los niños hacen preguntas sobre su cuerpo y sus diferencias con el otro sexo. Es una curiosidad natural que es parte de su desarrollo. Entre los siete y los diez años también es común que los niños traten de comprender cómo llegaron al vientre de su madre y cómo salieron. Sus preguntas pueden incluir cosas que han visto o escuchado en la televisión o películas, pláticas entre familia o situaciones que están experimentando. Como en otros aspectos de su educación, lo más importante es responder las preguntas de los niños sobre la sexualidad.

Abrir este canal de comunicación es clave para los padres de familia, sobre todo en estos días en que la sexualidad permea todos los medios de comunicación.

¿Por qué hablar de sexo con su hijo?

Hay muchos aspectos en la educación sexual, como la identidad de género (masculino y femenino) y las relaciones con los demás; hablar del tema tiene un efecto en la imagen que el niño tendrá de sí mismo, su forma de vivir la intimidad y sus relaciones emocionales. Como padre, tú eres la principal fuente de información sobre sexualidad para tu hijo.

Cuando abordas el tema con él, lo ayudas a:

  • Conocerse mejor y desarrollar una imagen positiva de su cuerpo.
  • Aprender el vocabulario correcto para hablar de su cuerpo.
  • Ser responsable de su cuerpo (higiene, salud, seguridad, necesidades y sensaciones).
  • Entender las transformaciones que se producirán en el momento de la pubertad.
  • Reconocer y respetar los propios límites y los de los demás.
  • Reconocer y respetar las diferencias.
  • Ser menos vulnerable y estar mejor equipado para reportar abuso o maltrato.

Para hablar de sexo con tu hijo, no tienes que ser un experto en pedagogía y sexología.  Se deben buscar pláticas naturales en las que puedas expresar tus valores y las ideas que deseas transmitir sobre el amor, la relación y la intimidad.

Sin embargo, las pláticas sobre el sexo tienden a ser incómodas, por lo que aquí te ofrecemos algunos elementos para guiarte:

  1. Usa las palabras correctas

Las palabras son importantes. Cuando hables con tu hijo, usa las palabras exactas para identificar las partes del cuerpo. Durante el baño, por ejemplo, recuérdele que se lave los brazos, las piernas y la vulva o el pene. Así llegará a conocer todas las partes de su cuerpo, incluidos sus genitales, sin tabúes.

  1. Considera su edad

Como el aprendizaje de tu hijo es gradual, dale sólo un poco de información a la vez. Sé veraz pero simple en tus respuestas.  Y asegúrate de no dar más información de la que requiere o de la que pide.

Por ejemplo, si él pregunta acerca de su concepción y nacimiento, comienza por preguntarle qué sabe y cómo se imagina las cosas. Sus respuestas te dirán lo que él entiende y lo que tú debes decirle en ese momento de su desarrollo.

  1. Sé honesto, pero precavido

Si no tienes la respuesta a una pregunta de tu hijo o si es una pregunta incómoda, sé honesto y coméntale que es una buena pregunta, pero que necesitas tiempo para pensarlo y hacer una investigación. No trates de ignorar o escapar, tómate un tiempo y regresa con una respuesta adecuada.

Tip: Para ayudar a responder sus preguntas, los libros para niños sobre sexualidad son útiles.

  1. Anímalo a que te hable

Establece una relación de confianza con tu hijo para que hablen sobre sus preguntas y preocupaciones. Recuérdale que puede hablar contigo con confianza si ve u oye algo que lo hace sentir incómodo, ya sea en su hogar, en la escuela o en casas de familiares o amigos.

Tip: Para evaluar lo que ya sabe y lo que está buscando hazle preguntas cuando surja la oportunidad para que él hable: “¿Cómo te sientes?”, “¿Qué piensas?”, “Quieres saber algo?” o “¿Qué sabes sobre este tema?”.

Finalmente, es importante tomar en cuenta que algunos niños nunca hacen preguntas sobre sexualidad o hacen muy pocas. Sin embargo, necesitan la misma información que otros.

Tip: Aprovecha las situaciones cotidianas para hablar sobre la sexualidad con tu hijo. Hacer preguntas o pedir opiniones sobre noticias, películas, programas y situaciones familiares puede ayudar a los niños a identificar sus sentimientos y externar sus dudas de manera natural.

Recuerda que en temas de sexualidad, al igual que en otros temas, siempre es mejor tener comunicación abierta y constructiva con nuestros hijos. Aun cuando exista un problema o confusión, al hablarlo estamos más cerca de una solución.

Para dialogar, preguntad primero; después…, escuchad.” Antonio Machado (1875-1939) Poeta español

Deja un comentario