Actuar contra la delincuencia

Vivir con miedo a la delincuencia

“El número de malhechores no autoriza el crimen”

(Charles Dickens).  

 

Entraron a robar mi casa. Veo las fotografías que enviaron mis vecinos: la puerta de entrada, rota, cajones y puertas abiertas, la televisión arrancada, ropa y objetos tirados por todos lados. Ahora me siento insegura, no sólo robaron mis cosas, sino, sobre todo, robaron mi tranquilidad personal.

 

El sentido común me dice que el robo lo hizo una persona que nos conoce y que sabía que la casa estaba sola, lo cual hace que aumente mi sensación de inseguridad. Es muy triste trabajar tanto por cada cosa y que una persona llegue y se la lleve sin hacer el menor esfuerzo. Yo sé que soy una de las muchas personas que en México ha sufrido por la delincuencia, lo cual me llevó a hacerme varías preguntas e investigar un poco al respecto.

 

¿Por qué hay delincuencia?

 

Una de las razones es la gran brecha que existe entre la gente pobre y gente rica. México es un país de grandes contrastes y eso ocasiona resentimientos, celos y envidia. Hay muchas personas que trabajan muy duro para poder llevar “un pan a la boca”, mientras que otros, a causa de la corrupción o de actividades como el narcotráfico, se enriquecen de una manera alarmante, contribuyendo al desequilibrio antes mencionado.

Lo anterior puede resultar ser una respuesta muy simplista, pues no es justificable que, debido a los altos índices de pobreza haya más delincuencia.

 

La criminalidad también existe por la impunidad que vivimos en México, ¿Cuántos de los delitos son denunciados?, ¿cuántos de éstos son resueltos?

 

Por último, considero que otro factor relevante en conexión con la delincuencia es la falta de vivencia de valores; tristemente es muy poco lo que se hace en este país por la educación y por la formación de mejores seres humanos.

 

México es vergonzosamente el tercer país más peligroso de América; este terrorífico dato lo dio a conocer el “Institute for Economics and Peace”, con aumentos significativos en homicidios dolosos, violencia de género, robo de vehículos y secuestros.

Actuar contra la delincuencia

Quiero compartir algunas estrategias que podemos implementar en nuestras comunidades. Todos juntos podemos construir una sociedad más segura.

 

Impartir una educación basada en valores.

 

La educación en valores trata de la transmisión de reglas de conductas y actitudes, así como de la compresión de conceptos como la tolerancia, paz, respeto mutuo, derechos humanos, inclusión, honestidad, sinceridad, comunicación asertiva, perseverancia, amistad, paciencia, entre otros. Dar una educación de este tipo es responsabilidad primero de la familia; los padres son los que enseñan los valores fundamentales para vivir y construir un mundo mejor a través de su ejemplo. La escuela es la segunda responsable de impartir valores a través de los programas educativos y de la convivencia respetuosa y sana.

 

No podemos quedarnos en silencio al ver el sufrimiento de nuestros hermanos, si lo hacemos, nos condenamos a tener un fin semejante. La frase de “Lo que sucede a uno nos sucede a todos” nos hace recordar justamente que de todos depende el frenar el sufrimiento de los demás para así evitar que siga siendo una triste realidad para todos.

 

¡Denuncia!: Levanta la voz en contra de la injusticia.

 

De acuerdo con la información del INEGI 2017, en 93.2% de los delitos no hubo denuncia. O bien, la autoridad no inició una averiguación previa o una carpeta de investigación. Acabar con todos los delincuentes es una utopía que difícilmente vamos a alcanzar, pero como ciudadanos sí podemos exigir a las autoridades que hagan algo al respecto. En caso de ser víctima de algún delito, es muy importante que denuncies ante ministerio público pues de eso depende no sólo el que haya claridad en lo que realmente sucede, sino sobre todo porque eso ayuda a la construcción de un mejor país. Muchas veces es un trámite lento y engorroso, pero al hacerlo se está contribuyendo a acabar con la delincuencia y a vivir en país más seguro.

 

Ponte alerta para evitar ser víctima del delito.   

 

La mayoría de las víctimas del delito son personas que estaban distraídas en el momento en que ocurrió el percance. La primera manera de protegerte es la de estar alerta, lo que significa que debes tomar decisiones adecuadas sobre los lugares a los que irás, horarios posibles peligros, etc. Los delincuentes prefieren atacar a una persona distraída que a una que camina alerta, con la espalda recta y la vista activa.

Decide vivir en la confianza de un ser Supremo y no en el miedo.

 

El miedo lo único que atrae es lo mismo a lo que se teme. Si estás continuamente pensando que algo malo te puede ocurrir, es más probable que suceda. Es mejor ser cuidadoso, pero no temeroso. Cada día al salir, pide al Dios en quien crees que cuide de ti y de los tuyos; cree que tu oración es escuchada y confía en que estás bajo un cuidado divino y así será.


Theresia Pfennich

Directora del Colegio Copán | CEO de Menara Community

Maestra en Investigación y Desarrollo de la Educación por la Universidad Iberoamericana
Directora Genrela de Colegio Copán .


Comparte con alguien a quien creas que le será útil. ¡Juntos podemos difundir conocimiento!


Categoría

Posts recientes

En el primer episodio del podcast de Pinion Education, nos sumerge en una reflexión crucial sobre la educación contemporánea junto a Toni Solano, catedrático renombrado, director y autor del visionario libro “Aula o jaula”.

Hace poco, experimenté una situación que nunca imaginé me afectaría tanto: mi cuenta de Facebook fue “hackeada”. En un abrir y cerrar de ojos, una parte de mi identidad digital se desvaneció. Mis fotos y memorias de los últimos 20 años desaparecieron en un instante...

Descubre las ocho poderosas inteligencias identificadas por Howard Gardner: lingüística, lógico-matemática, espacial, musical, corporal-kinestésica, interpersonal, intrapersonal y naturalista. Cada una abre un universo de posibilidades en los niños para aprender y crecer de manera única.