Alumnos felices, alumnos exitosos

¡Alumnos felices, alumnos exitosos!

 

Desde hace algunos años diversas instituciones académicas se han dedicado al estudio de la felicidad, qué la causa, qué efectos tiene en la vida de las personas y cómo pueden alcanzarse estados de satisfacción y felicidad. Concretamente hablando del ámbito educativo, algunos de estos estudios han demostrado que el nivel de felicidad y satisfacción personal de los estudiantes contribuye de manera importante en su éxito académico.

 

Existe un consenso entre los diferentes estudios alrededor de una mejora en el desempeño académico entre los estudiantes que reportan niveles más altos de felicidad, tanto en la escuela como en sus entornos familiares. Se comprueba así que la educación va más allá de la acumulación de conocimientos y que los estados emocionales de los alumnos, así como su capacidad para manejar y procesar situaciones emocionales estresantes con una orientación positiva, tiene un impacto profundo en su formación.

 

En este sentido, los esfuerzos que una escuela hace para que los estudiantes se sientan felices durante las horas que pasan en el centro educativo se reflejan no únicamente en su bienestar sino también en los resultados académicos.

 

Por otra parte, el cultivo de la felicidad, las conductas y actitudes positivas, así como un clima escolar positivo producen en los alumnos efectos benéficos de largo plazo, tales como una mayor autoestima, mayor resiliencia (capacidad para enfrentar situaciones adversas), mayor capacidad de recuperación frente al estrés, así como una visión y actitud que convierte a los fracasos y errores como parte del proceso de aprendizaje y no como tragedias insuperables.

 

Para un centro educativo entonces resulta muy importante saber cómo tener alumnos felices. Existen diversos factores que determinan si una escuela logrará tener un clima escolar positivo que promueva la felicidad de los alumnos dentro del plantel. Entre estos factores destacan:

 

1.     La existencia de maestros humanistas, orientados a una educación que busque promover las cualidades de los alumnos y reforzar de manera positiva las conductas adecuadas, a diferencia de un enfoque disciplinario rígido que solo busque castigar errores o imponer orden mediante conductas punitivas.

 

2.     También es necesario que la escuela tenga una política de no violencia (bullying) y de no tolerancia a cualquier conducta en el centro educativo.

 

3.     Un modelo de enseñanza dinámico y divertido que promueva que los alumnos se interesen en las clases y participen activamente en la adquisición de los conocimientos y desarrollo de habilidades. Despertar el entusiasmo por aprender produce estados de satisfacción y felicidad.

 

4.     El apoyo de psicólogos y pedagogos que ayuden a los estudiantes a superar problemas emocionales, académicos y conductuales.

 

5.     También resulta importante la creación de un sentido de comunidad académica donde padres de familia y niños adquieran un sentido de pertenencia y apoyo, así como un espacio de participación para el desarrollo integral de los alumnos.

 

6.     Otro factor fundamental es que la escuela trabaje junto con los padres de familia para reforzar los valores positivos y de cooperación y apoyo tanto dentro de la escuela como en casa, así como para crear experiencias académicas felices.

 

 

Sistema Educativo Copán

 


Comparte este post si te gustó 


Categoría

Posts recientes

En cuestión de establecer normas o límites a nuestros hijos, la clave es la coherencia: Primero debemos definir claramente el límite y después ser coherentes con nuestra decisión.

¡Necesito ayuda!, ¡Me siento hecha pedazos! Hay algo que está realmente mal en mi matrimonio y me siento totalmente perdida y terriblemente infeliz. 

Hablar de sexualidad con tu [email protected] de primaria, puede ser más fácil de lo que crees. Desde muy pequeños, los niñ@s hacen preguntas sobre su cuerpo y sus diferencias con el otro sexo.

logo