Aprender a poner límites

alto

Aprender a poner límites



Cuando mi amiga me dijo con lágrimas en los ojos: “Estoy cansada de esta situación. Mi esposo es incapaz de darse cuenta de que me lastima cuando yo expreso un problema o un sentimiento y él me contesta que me vaya a revisar mis niveles hormonales, pues exagero las cosas. Siento que no me escucha, no me comprende y minimiza mis sentimientos”.


Escucho a mi amiga y empatizo con su sentimiento, pienso que en el matrimonio es difícil encontrar canales adecuados de comunicación, pues hombres y mujeres somos muy diferentes en nuestra manera de pensar y sentir.


Las mujeres tenemos una tendencia natural de entregarnos a nuestros seres queridos y dejarnos de lado. Olvidamos que tenemos que mirarnos como personas con derecho a ser felices y a decidir qué es lo que queremos para nosotras mismas. Los hombres, por su parte, parecieran ser mucho más conscientes de sus derechos y más fuertes para reclamarlos.


El constante olvido hacia nuestra persona y la incapacidad de poner límites nos lleva a un punto en el cual hay un desgaste emocional tan grande que termina en una crisis emocional.


Llega un punto en el que estallamos en llanto y gritamos lo que tanto hemos callado por mucho tiempo, lo cual hace que, lejos de lograr el que seamos escuchadas, recibamos descalificaciones por nuestra falta de control o bien agresiones.


La otra posible consecuencia de dejamos de lado es empezar a presentar problemas de salud; si no eres capaz de poner un límite a las exigencias de los demás, llegará un momento en que tu propio cuerpo te ponga un alto.


A las mujeres nos falta saber cómo poner límites y esto tiene relación con la falta de claridad en lo que queremos, merecemos y a la incapacidad de pedirlo de manera asertiva, firme y constante.


Empecé a hacer una serie de actividades que me han servido mucho para poner límites, te la comparto esperando te sea de utilidad:


1.   Decide mirarte como una persona con derecho a ser feliz y empezar por hacer una lista de todo lo que necesitas: “Quiero respeto, quiero ser escuchada de manera empática, quiero que mis necesidades sean tomadas en cuenta, quiero amor y atenciones, etc.


2.   Reconoce tus límites: qué puedes aceptar y qué, en definitiva, no estás ya dispuesta a permitir o aceptar de tu esposo u otras personas.


3.   Reclama tus derechos: Aprende a decir de manera asertiva y firme lo que necesitas y lo que no estas dispuesta a permitir.


4.   Trabajar por mejorar tu autoestima. Una persona que realmente se ama no está dispuesta a permitir un maltrato. El amarte a ti misma es condición fundamental para saber poner límites.



Theresia Pfennich

Directora de Colegio Copán

y CEO de Menara Community


Comparte con alguien a quien creas que le será útil. ¡Juntos podemos difundir conocimiento!


Categoría

Posts recientes

Descubre cómo las experiencias internacionales durante la preparatoria pueden moldear el futuro de los estudiantes, ofreciéndoles oportunidades invaluables para aprender y crecer en un mundo globalizado.

Los exámenes departamentales no son solo pruebas académicas; son herramientas esenciales para medir y mejorar el aprendizaje estudiantil de manera estandarizada. Explora su importancia y cómo contribuyen al éxito educativo.

Descubre cómo la Prepa Copán transforma la orientación vocacional en un proceso integral, ofreciendo a los estudiantes las herramientas necesarias para tomar decisiones informadas sobre su futuro académico y profesional.