Nubes y tormentas

Nubes y tormentas

 

¿Estás pasando por un momento difícil en tu vida?, ¿sientes que caminas bajo un cielo nublado o bajo una tormenta? El presente artículo tiene la finalidad de darte estrategias para enfrentar de manera constructiva la adversidad.

 

Todos en algún momento hemos pasado por situaciones difíciles o quizá muy complicadas, como lo son un proceso de divorcio, la muerte de un ser querido, un hijo con problemas de adicciones, una hija adolescente embarazada, un despido injustificado, violencia o problemas en la familia, etc.

 

Nadie nos prepara para algo así y aunque son eventos que hemos visto acontecer en la vida de las personas a nuestro alrededor, la experiencia “del otro” no es suficiente para saber de qué manera enfrentarlos cuando nos sucede “en carne propia”.

 

Lo cierto es que éstas tormentas que pueden presentarse en nuestras vidas, son grandes oportunidades de crecimiento y aprendizaje; como bien lo dice el dicho: “Lo que no te mata, te hará más fuerte”, aunque esto sólo aplicaría si realmente aprovechamos la oportunidad que dicha circunstancia nos está dando para cuestionarnos el ¿para qué nos está sucediendo? más que el ¿por qué nos está sucediendo?

La razón por la cual hay una gran diferencia entre una pregunta y la otra es que cuando los problemas se ven bajo la lupa del “¿por qué me sucede esto?”, estamos situándonos en un papel de víctimas de las circunstancias y poniendo resistencia; por el contrario, cuando se ven desde la pregunta de “¿para qué sucede esto?”, se convierte entonces, ya no en un problema, sino en un desafío que requiere que te plantees la manera más constructiva de enfrentarlo.

Desde esta posición sentimos que hay algo que podemos hacer al respecto y encontramos en esto una oportunidad para crecer y aprender.

 

En época de tormentas hay mucho desgaste de energía ya que el dolor, la preocupación, el resentimiento, el enojo, la frustración, etc. nos la roban de una manera abrumadora, dejándonos imposibilitados para poder enfrentar de manera adecuada la situación. Y entonces la pregunta que surge es: ¿Cómo poder hacer frente a esto que tanto me duele y preocupa si no tengo nada de energía en mí?

 

Para responder a esta pregunta utilizaré algunos consejos que el profesor Thal- Ben Shahar, que dicta una de las clases más concurridas en la Universidad de Harvard llamada “Psicología positiva”.

 

El primer consejo que hay que tomar en cuenta para cuando vivimos momentos de crisis es que hay que atender a nuestra parte física dándonos el debido alimento, descanso y ejercicio. Si no cubrimos estas necesidades básicas es imposible el enfrentar de manera adecuada cualquier situación difícil.

 

Una vez que la parte física ha sido atendida hay que gestionar la parte mental y emocional a modo de tener más recursos para enfrentar la situación.

 

Lo primero que hay que hacer en una situación adversa es aceptar que eso se está presentando en nuestras vidas y que aunque habrá cosas que yo pueda hacer para mejorar la situación, hay otras que no puedo cambiar; es mejor dejar la resistencia y la negación y aceptarlas por muy dolorosas que éstas sean.

 

Un segundo paso es enfocarme en lo que está bien en mi vida, es importante recordar que aunque el cielo sobre mí está oscuro, no todo el horizonte está así.

 

Siempre hay algo bueno dentro de la adversidad, busca y agárrate fuerte todos aquellos recursos que hay en ti y de todo aquello de lo que te sientas agradecido.

 

Gestiona el miedo, no dejes que te paralice, no dejes que los pensamientos abrumen tu mente, para ello transforma cada preocupación y frase negativa, en una positiva.

 

Siempre es mejor ocuparte en pesar un plan estratégico a seguir, generar posibilidades, enfocarte en lo que sí puedes hacer, etc. que limitarte a pensar en todo lo malo que puede ocurrir.

 

Theresia Pfennich

Directora de Colegio Copán

y CEO de Menara Community

 

Comparte este post si te gustó 


Categoría

Posts recientes

El aprendizaje mediante la práctica o "aprender haciendo" es el proceso de adquirir destrezas y habilidades a través de la experiencia directa. Se logra mediante la “recreación”, a través de simulaciones de situaciones reales donde los estudiantes aplican los conocimientos. 

La pandemia que vivimos, los problemas sociales y económicos, la corrupción, la violencia y la destrucción que hemos hecho en nuestro planeta nos muestra la urgencia de transformar la educación y fomentar modelos educativos que generan mejores seres humanos.

“Tiene una enfermedad sin cura, tendrá que hacerse a la idea de que esto la acompañará el resto de su vida.” Las palabras del médico eran opacadas por mis pensamientos, los cuales resonaban mucho más fuerte que su voz...

logo