Que tus sueños sean más grandes que tus miedos

Que tus sueños sean más grandes que tus miedos

Una vez más, me encuentro en cama, y el médico pronuncia esas palabras temidas: "Desprendimiento del 40% de la placenta". Estoy en el cuarto mes de embarazo. Cuando le pregunté al médico sobre las posibilidades de que este embarazo llegara a buen término, su respuesta fue sencilla pero incierta: "Un día a la vez, hay que esperar". "¿Esperar?", me pregunté a mí misma. Busqué la definición en mi celular y encontré que "esperar" en griego significa "tener la esperanza de lograr o de que se realice algo que se desea".

 

Pero, ¿cómo podía tener esperanza? Cuatro años atrás, perdí a mi pequeño Raúl poco después de su nacimiento, después de un embarazo complicado que duró nueve meses. Durante ese tiempo, mi corazón se llenó de ilusión, pero solo tuve a mi bebé con vida durante unos breves instantes después del parto. No puedo escribir estas palabras sin que las lágrimas fluyan de mis ojos. La siguiente vez que lo vi, ya estaba sin vida. En ese momento, grité a Dios con desesperación, ofreciendo mi vida a cambio de la suya. Pero solo encontré silencio y un dolor profundo que sé que me acompañará toda la vida.

 

Dos años después, me siento dudosa de volverlo a intentar. Un gran miedo me invadió, pero el apoyo de mi esposo y mi pequeña hija, quien crecía sola, me motivó a intentarlo una vez más. En mi caso, concebir no era tarea sencilla, con la necesidad de tomar medicamentos y seguir un protocolo médico riguroso. La ilusión duró poco; en cuestión de semanas, me encontraba nuevamente en el quirófano. El médico dijo que era un aborto espontáneo. Aunque el dolor no fue tan profundo como la pérdida anterior, el miedo se arraigó en mi interior. ¿Sería posible que mi sueño se hiciera realidad? Mi corazón anhelaba con fervor tener un hijo que acompañara a mi hija y llenara de alegría a nuestra familia.

 

Y así, dos años después de aquel suceso, me encuentro nuevamente en cama, el médico me dice que debemos esperar. ¿Tener esperanza? Después de dos dolorosas pérdidas, ¿cómo puedo volver a confiar y creer que mi sueño puede hacerse realidad?

 

Han pasado 26 años desde aquel momento, y mi querido Alonso es ahora un joven sano y fuerte, egresado de la carrera de Químico Farmacéutico-Biólogo. Miro atrás en el tiempo y reflexiono sobre cómo logré superar un miedo tan abrumador después de enfrentar pérdidas repetidas y decidir embarazarme nuevamente. Pasé prácticamente todo el embarazo en cama, y en un momento crucial, cuando me di cuenta de que no había certezas, tuve que tomar una decisión: "¿Continuar mi embarazo en medio del miedo o soltarlo y permitirme soñar? Creer desde lo más profundo de mi corazón que todo estaría bien y que mi anhelo finalmente se convertiría en realidad". Logré tener esperanza porque la visión de mi sueño era mucho más grande que mi miedo.

 

Hoy, querida lectora, comparto mi historia contigo porque desde ese difícil momento, comprendí que en la vida, frente a las situaciones más desafiantes, siempre enfrentamos una disyuntiva. Podemos optar por vivir en el miedo o abrazar la esperanza.

 

Eso es precisamente lo que Viktor Frankl menciona en su libro "El hombre en busca de sentido". Sobrevivió durante tres años en cuatro campos de concentración, incluido Auschwitz. Lo que lo mantuvo con vida fue su visión y anhelo de reunirse nuevamente con su amada esposa. A pesar de que el 90% de las personas que estaban en el campo perecieron, él decidió trascender su realidad y darle un poderoso sentido a su vida. Miró más allá de las alambradas que lo rodeaban y encontró belleza en los campos verdes y el cielo azul. La esperanza, según él, es el único sentimiento capaz de romper la parálisis que el miedo puede causar. La esperanza es un faro en medio de la oscuridad, una llama que persiste incluso cuando todo parece perdido.

 

Alonso, mi amado hijo, es hoy un recordatorio viviente de que los sueños pueden ser más grandes que nuestros miedos. Todo lo que he vivido me ha brindado la oportunidad de fortalecer mi fe y encontrar significado en el dolor.

 

Todos, sin duda, tenemos algo poderoso en nuestro interior que nos anima y sostiene en los momentos más adversos. Cuando te encuentres en un momento difícil, te invito a mirar más allá de las alambradas y descubrir la belleza en una flor, un cielo azul y una sonrisa de un ser querido. Sueña con tal fervor y fuerza que no quede espacio en ti para el miedo.

 

¡Que tus sueños siempre sean más grandes que tus miedos!


Theresia Pfennich

Directora del Colegio Copán | CEO de Menara Community

Maestra en Investigación y Desarrollo de la Educación por la Universidad Iberoamericana
Directora Genrela de Colegio Copán .


Comparte con alguien a quien creas que le será útil. ¡Juntos podemos difundir conocimiento!


Categoría

Posts recientes

Ser madre es mucho más que un rol; es una misión de vida llena de amor incondicional, apoyo constante y la guía para ayudar a nuestros hijos a alcanzar su máximo potencial. Celebra el Día de la Madre con nosotros y descubre las profundas reflexiones de Miss Resi Pfennich del Colegio Copán.

Descubre cómo las experiencias internacionales durante la preparatoria pueden moldear el futuro de los estudiantes, ofreciéndoles oportunidades invaluables para aprender y crecer en un mundo globalizado.

Los exámenes departamentales no son solo pruebas académicas; son herramientas esenciales para medir y mejorar el aprendizaje estudiantil de manera estandarizada. Explora su importancia y cómo contribuyen al éxito educativo.